Microneedling


Nuestra Técnica para Ti

IMG_5124
IMG_9980
IMG_9983

El microneedling, también conocido como terapia de inducción de colágeno, es un tratamiento mínimamente invasivo en el que, a través de un dispositivo especialmente diseñado para este fin, se crean perforaciones en la piel. De esta forma, se renueva la piel ya que el cuerpo empieza un proceso de curación de estas heridas y además, facilita la posterior entrada y penetración de productos dérmicos. Con esta técnica se consigue estimular la inducción de colágeno y por lo tanto, la piel se regenerará y quedará más hidratada, suave y tersa. El microneedling se puede realizar en el rostro, el escote, el cuello e incluso en el cuero cabelludo ya que también se utiliza junto con el Plasma rico en Plaquetas para favorecer la regeneración capilar.

Los beneficios del microneedling tanto en la piel del rostro o del cuerpo como en la zona capilar son múltiples ya que se produce elastina y colágeno:

   • Mejorar el envejecimiento de la piel y la flacidez facial

   • Combatir las cicatrices y las marcas del acné

   • Eliminar las manchas

   • Mejorar las estrías

   • Reducir rojeces, poros dilatados y arañas vasculares

   • Combatir los brotes de acné

   • Unificar el tono de la piel y mejorar su textura

   • Absorber mejor los productos faciales

   • Frenar la caída del cabello

¿Quién puede realizarse un tratamiento de microneedling?

El microneedling se lo pueden realizar mujeres y hombres de todas las edades.Es el tratamiento ideal para los pacientes que no desean entrar en quirófano o que aún no son candidatos a una cirugía de rejuvenecimiento facial. Con el tratamiento la piel quedará más luminosa e hidratada y es ideal para personas con arrugas poco profundas, estrías, cicatrices y marcas de acné. Hay que tener en cuenta que el tratamiento está contraindicado para:

   • Personas que sean propensas a formar cicatrices queloides

   • Pacientes que se estén realizando un tratamiento antiacné con Accutane

   • Pacientes con infecciones faciales como por ejemplo, herpes

En la primera consulta el profesional evaluará la piel del paciente para ver cómo es y qué necesidades tiene. De esta forma podrá ver si el microneedling es la solución más adecuada para cada caso y las sesiones aproximadas que serían necesarias. Por ejemplo, en pacientes con marcas de acné, pueden ser necesarias más sesiones.

El profesional explicará cómo se realiza el procedimiento y los cuidados a seguir una vez finalizado. También preguntará por el historial médico del paciente y realizará un presupuesto detallado. 

Es muy importante que el paciente solucione todas sus dudas, en caso necesario puede solicitar fotos de antes y después de otros pacientes para ver los resultados conseguidos.

En la consulta y con la piel del rostro completamente limpia y sin nada de maquillaje, el profesional empezará a deslizar el dispositivo por todo el rostro y especialmente, en las zonas en que presenten problemática. Tras el tratamiento, se aplica una mascarilla con principios activos como el ácido hialurónico o la vitamina B5 para calmar la piel y potenciar los resultados y los efectos de estos productos. Por lo tanto, tras esta mascarilla, la piel absorbe los principios activos con lo que el resultado del tratamiento se multiplica. 

Generalmente, las sesiones duran una hora.

En algunos casos, puede ser necesaria la aplicación de una crema anestésica, para que el paciente esté más cómodo durante el tratamiento y no note nada. Normalmente, se necesitan entre 3 y 5 sesiones de microneedling y es conveniente dejar pasar como mínimo 10- 15 días entre ellas para que la piel se recupere y esté lista para el tratamiento.

Al salir de la consulta es completamente normal que la piel esté roja y que el paciente note una sensación de calor. Es ideal no maquillarse en aproximadamente 48 horas para que la piel pueda respirar y se recupere del proceso a la que ha estado sometida.

Puede que el profesional recomiende aplicar una crema concreta tras el tratamiento.

Suele ser beneficioso comer alimentos que ayudan a producir colágeno como son por ejemplo, el plátano o la naranja.

También se recomienda que los días posteriores se aplique tanto crema hidratante como factor de protección solar.

Si el paciente aprecia pequeños puntos de sangre tras la sesión no debe asustarse ya que es completamente normal debido a las agujas y es absolutamente temporal. En todo caso, no se van a notar sensaciones dolorosas ni molestas.

Generalmente, los resultados son visibles desde la primera sesión, empiezan a verse más pasadas unas 2-3 semanas. Hay que tener en cuenta que los resultados del microneedling son acumulativos y se van a potenciar transcurridas las sesiones pactadas con el profesional.

Tras el microneedling la piel estará más tersa, hidratada y suave. En los pacientes con acné, cicatrices o hiperpigmentación, la piel estará mucho más uniforme y lisa.

Riesgos y complicaciones En el caso del microneedling las complicaciones no suelen ser comunes, de todas formas, te recomendamos que siempre vayas a un centro especializado y cualificado para realizarte este tipo de tratamientos ya que de otra forma, puede haber riesgo de infecciones en la piel o dejar marcas de las perforaciones.

La piel puede estar enrojecida y el paciente puede notar sensación de calor las horas posteriores al tratamiento pero en ningún caso, debe ser doloroso ni insoportable.